Seguimos en nuestro camino de conocer a las criaturas fantásticas y animales de la mitología japonesa. Después de algunos como los kitsune o los tanuki nos vamos a centrar en los tengu, que literalmente significa duende de nariz larga.

Al igual que pasa con los kitsune que tiene, relación con la religión, los tengu tambén la tienen, aunque en este caso es con el budismo.

Vamos a adentrarnos en el mundo de estos animales considerados como “mini dioses” y que esperan que se les trate como tales.

Tipos de tengu

Antes de adentrarnos en lo que representan tenemos que saber que hay dos tipos de tengu, el de cara roja y nariz larga y el de cabeza de cuervo.

Daitengu.

Daitengu

Este es el que más solemos ver representado en occidente, el Gran Tengu, Daitengu 大 天狗. Este ser con forma humana y cara roja con larga nariz es el más importante y antiguo conocido. Se dice que vive en las profundidades de los bosques montañosos y que entre sus principales poderes destaca el control del viento, además de otros como la posesión de humanos. Pero esto no queda aquí porque son también grandes maestros voladores pudiendo surcar los aires a altas velocidades.

El que sean grandes controladores del viento también hace que muchas veces los encontremos representados con grandes abanicos que usan para esto.

Daitengu

A veces los tengu, se dedican a buscar humanos que se adentran en las montañas para atormentarlos, pero otras veces lo que hacen es todo lo contrario, enseñarles la magia que conocen, por lo que no es raro saber de personas que se han ido a la búsqueda de estos seres para convertirse en grandes magos.

Kotengu.

Kotengu

A los Kotengu 小 天狗 o tengu menores, también se les conoce como Karasutengu. Este tipo de tengu se les representan con cabeza de cuervo (karasu significa cuervo) y son considerados inferiores a los Daitengu, su comportamiento se asemeja mucho más a los de un animal.

Karasutengu. Ilustración de Dajikun

Estos seres eran originalmente los primeros que se conocían, pero con el tiempo se descubrió a los daitengu siendo estos mucho más sabios. En muchas ocasiones se considera a los kotengu los sirvientes de los daitengu.

Te gustará:
Tanuki: el yokai de los testículos gigantes

La evolución del tengu.

Las primeras historias conocidas de estos seres aparecieron en los siglos IX y X. Al igual que otros yokai, estas historias los representaban como animales malvados que moraban las montañas; montañas donde atraían a los humanos para poseerlos y beneficiarse de ellos. Aunque parecían demonios muy peligrosos en realidad eran fáciles de derrotar.

Pero esto no continuó así, con el paso de los años empezaron a aparecer historias más terroríficas que se recopilan en una serie de 31 volúmenes llamados Konjaku Monogatari.

Kyosai Tengu

En estas historias los podemos ver como se transforman en la forma de Buda para poseer a los monjes o secuestrarlos para que siguieran “su camino” en lugar de buscar la iluminación. Además de esto y como hemos dicho más arriba, en muchas ocasiones los tengu les enseñaban magia a los humanos, por lo que muchos de ellos jamás se arrepentían ya que a cambio conseguían grandes poderes mágicos.

En el Siglo XIII comienzan a ser representados como yamabushi, una clase de eremitas budistas japoneses, aunque a diferencia de estos, los tengu quieren ser adorados por los humanos.

Yamabushi Tengu

En esta época también adquieren la reputación de ser grandes maestros con la espada después de conocerse la historia del samurái Minamoto no Yoshitsune aprendió su afamada habilidad con la espada del tengu Soujoubou.

Más tarde, en el Siglo XV fue cuando empezaron a ser representados con las largas narices adquiriendo también otras formas como aves de presa… Aun así, la primera imagen original del tengu con cabeza de cuervo no desapareció lo que nos lleva a mantener que existen dos tipos de tengu.

Te gustará:
Aokigahara, el bosque de los suicidios

En los tiempos más modernos vemos como se hace cada vez más hincapié en la capacidad voladora de estos seres además de otras capacidades como que pueden lanzar a personas por los aires a través de grandes torbellinos de vientos.

La historia de Torakichi

Como ya hemos dicho los tengu secuestraban sacerdotes, pero en otras ocasiones hacían lo mismo con niños y así le sucedió a Torakichi.

Ilustración de Andrew Mironov

Torakichi afirmaba que había sido secuestrado por un tengu el cuál le había enseñado todo sobre ellos volviendo a su aldea en muchas mejores condiciones de las que se había marchado, ya que era un pequeño niño de familia pobre.

En esta época prácticamente todas las personas creían en estas historias hasta el punto de que en 1860, cuando el shogun Iemochi visitó Nikko, el gobierno hizo un comunicado que decía:

Para los tengu y otros demonios: nuestro shogun tiene la intención de visitar los mausoleos de Nikko el próximo abril: ahora, Tengu y otros demonios que habitan en estas montañas deben retirarse a otro lugar hasta que se concluya la visita del shogun.

Un escritor japonés, Hirata Atsutane, cuando se enteró de que Tarakichi estaba contando su experiencia y a pesar de ser totalmente escéptico con el folclore que lo rodeaba, decidió interrogarlo sobre su experiencia secuestrándolo de otro erudito con el que convivía convirtiéndose así en un gran conocedor de estos yokai.

Los tengu más importantes

Para terminar de hablar de estos series vamos a presentaros tres de los tengu más importantes según el filósofo Hayashi Razan.

Empezamos por Sōjōbō Kurama que lo podemos encontrar en Kyoto. Este tengu está considerado como el Rey de los Tengu y fue el que enseñó el arte de la espada al Minamoto no Yoshitsune. También hay una leyenda que diceque el fundador de Aikido, Morihei Ueshiba, aprendió sus artes marciales de este tengu.

Tarōbō Atago que se dice que es el hermano mayor de Kurama. Este tengu era aprendiz en el templo de Tendai cerca de Kyoto, donde es representado como un fuerte guerrero que evoca a la victoria.

Tarōbō

Por último tenemos a Jirōbō Hira, otro poderoso tengu que vivía en las montañas de Hira al oeste del lago Biwa.

Jirōbō y Atago

Los tengu en la cultura actual

Actualmente los tengu siguen siendo un ser muy importante en los templos budistas de Japón, un ejemplo de ellos es el Kencho-ji en Kamakura, donde los kotengu (karasutengu) son guardianes que se asientan en la falda de la montaña.

Te gustará:
Japón hecho de curry
Tengu del templo Kencho-ji

Pero no solo viven en el budismo, en el cultura pop podemos encontrarlos en multitud de mangas, animes y videojuegos representados tanto como seres benévolos como con formas malvadas y aterradoras.

Tengu del videojuego Onmyoji

Hoy en día podemos encontrar bastante festivales dedicados a ellos, como el que se celebra en Shimokitazawa en Tokyo, el Shimokitazawa Tengu Matsuri. Este festival se celebra en invierno durante el Setsubun cuando se hace un desfile con la deidad guardiana Doryosatta que se convirtió en un tengu para proteger al templo Shinryuji.

Shimokitazawa Tengu Matsuri

En Otaru tenemos el Monte Tengu, donde como podéis imaginar, también se celebra un festival dedicado a los tengu, además está considerado como uno de los más bonitos de ver por la noche en Hokkaido.

Muchos otros festivales se celebran a lo largo del país dedicados a estos misteriosos seres que finalmente han conseguido ser tratados como mini dioses en

Sobre

Ingeniero informático por la universidad de Granada, community manager y aprendiz eterno de seo, fascinado por la cultura japonesa y actualmente organizador y guía en Japón entre amigos, mi sueño hecho realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *