Juan y Zulema

Un día decidimos que necesitábamos hacer un gran viaje, salir de la rutina y desconectar, no teníamos claro el destino, una semana después, en Twitter nos apareció una recomendación de «Japón Entre Amigos» y empecemos a investigar, la idea que ofertaba era magnifica, justo lo que necesitábamos, pero al ser nuestro primer viaje tan grande (distancia, días, dinero..) nos pusimos a ver viajes a Japón por diversas agencias, y nada nos atraía tanto como lo que se ofertaba en esa agencia que nos encontró un día por las redes sociales, así que sin pensarlo mucho y sin darnos cuenta que ya habíamos elegido destino, nos pusimos en contacto con «Japón Entre Amigos».

Desde el primer momento nos atendieron de maravilla y decidimos que ese era nuestro viaje, destino: Japón, época: primavera, con todos sus sakuras en flor.
Se encargaron de todo, billetes de avión, hotel, desplazamientos, para nosotros era ideal ya que confiemos plenamente y todo salió estupendo.

Japón es un país espectacular, su gente super educada, muy limpio, la comida, el transporte, todo. Lo que más destacaría son los contrastes, edificios enormes con millones de personas y a la vuelta de la esquina, un templo diminuto con un jardín espectacular y muy muy tranquilo.

Alfonso nos llevó a mil sitios, cada uno más bonito e impresionante, siempre nos daba las explicaciones de donde estábamos y nos atendía todas las preguntas, cualquier cosa que necesitaras allí estaba Alfonso, si un día lo tenías libre y quería llegar a algún sitio, te lo explicaba con todo detalle, o si te apetecía comer algo diferente, te decía donde tenías que ir y como llegar.
Así que hoy por hoy tengo claro que hemos acertado con el destino y con nuestro guía, Japón es para visitarlo al menos una vez, no vuelves siendo la misma persona, y si lo puedes visitar con alguien que sepa dónde va y lo que hace como Alfonso, mucho mejor.

Recomiendo el viaje y el guía y si algo tenemos claro desde el día que volvimos de nuestra aventura es que volveremos a Japón y volveremos de la mano de «Japón Entre Amigos».

Laura y Rafa

Para mi fue un viaje increíble en el que llevaba mucho tiempo queriendo visitar. Todas mis expectativas se han cumplido. Y creo que es un país del que deberíamos aprender mucho respecto a los valores de la vida, educación y respeto hacia los demás. En definitiva, creo que es un país que todo el mundo debería visitarlo una vez en la vida, llegas a tu casa planteándote muchas cosas.

Javier S.

Siempre he ido con mi
familia a lugares de Europa cercanos como Londres, París o Italia, pero este año he finalizado mis estudios del grado de economía y decidí que era buen
momento para lanzarme a la aventura de realizar un viaje en solitario.
¿Y adonde decidí ir? Nada especial, a un lugar que está aquí al lado, nada más ni nada menos que a Japón. Sigue leyendo la experiencia en su blog.

Ismael S.

No puedo sino recomendar a todos aquellos con dudas que realicen un viaje en grupo organizado por Alfonso, un buen guía y un gran compañero friki xD de viaje que además se amoldara a las preferencias de grupo teniendo dando lugar a visitas no planificadas inicialmente.

Uno de los grandes problemas para muchos entre lo que me incluyo, era el miedo a ir solo. Con este viaje de primavera 2015, que son más bien unas vacaciones con amigos, se han quitado los miedos y sobretodo dejan ganas de volver muy pronto xD. Cuanta melancolía!

La otra gran experiencia, sin duda, son los compañeros de viaje. Pese a no conocer ninguno pude hacer amistad con todos, tengan o no los mismos gustos todos tienen su vena friki. En mi caso además tengo la gran suerte de mantener el contacto algunos ellos y poder vernos.

En cuanto las visitas, lo que más me gusto fue Nara, una ciudad muy tranquila y bonita, amén de todo el resto de salidas: Toris de Fushimi Inari, Castillo himeji, Shibuya y las carreras por el mítico cruce para hacer una foto xD, Akihabara y más tiendas (siempre falta dinero!) y sobretodo la comida, como añoro el tempura y el ramen a 7€ y sobretodo los oniguiris de atún! Los comería a todas horas.

Así que no puedo hacer otras cosa que recomendar a los que queréis ir, que habléis con Alfonso, vale la pena.

Héctor D.

hector

Desde que empecé a interesarme por el anime, empecé a pensar que Japón es uno de esos viajes tenía que hacer una vez en la vida.
Tras ver en septiembre el anuncio de Capy, que estaba planeando organizar un viaje para el verano siguiente, empecé a pensar «Qué envidia, ojalá pudiera ir». Y según iban pasando los meses, y él aportaba detalles sobre el recorrido, las cosas que verían en cada sitio y pequeñas pinceladas de cultura nipona, la envidia sana iba creciendo.
Hasta que un día, una pequeña picadura de irracionalidad me dijo «¿Y por qué no?». Si es un viaje de una vez en la vida «¿Por qué no ahora?».
Ese fue el principio de una experiencia que nunca olvidaré. Desde el momento cero, Capy llegó con los billetes de avión, trasbordo incluido y guió por aeropuertos, chequeos de pasaporte y cambio de moneda al llegar a alguien que nunca había montado en uno.
Sí, el primer viaje que hice en avión, y nada menos que a Japón.
Fueron 15 días de no parar, inundando cada segundo de recuerdos imborrables. Con el hambre tras el largo viaje, probamos comidas que solo se pueden encontrar allí, a veces para bien como el Curry nivel 3 (Hay hasta 10, no recomiendo subir del 3), a veces para mal como los pececillos rellenos de pasta de judía. Qué poco me gustaron los jodíos… Aunque destacaré el «Cubata en lata» como mejor bebida. Pedidlo así, a lo mejor tenéis suerte.
El barrio de Akihabara me enamoró desde un primer momento, como buen amante del anime, cada tarde al acabar el itinerario pensaba más en dar un nuevo paseo por allí que en descansar. A quien guste de videojuegos, no puede privarse de una visita a las recreativas de la zona, previa advertencia del alto volumen de todas las máquinas a la vez, y con el espectáculo que brindan los propios jugadores con su altísimo nivel.
Si bien para Tokyo se dedicaron 7 días enteros, estoy seguro de que podrían abarcar perfectamente los 15, es una ciudad tan enorme que desde la Tokyo Skytree, a 450m sobre el suelo, no se ve horizonte sin edificios, y tras cada esquina parece esconder nuevos e interesantes lugares.
Del hotel me gustaría destacar su desayuno, y en especial el Tamagoyaki o tortilla dulce mmmmm… buenísima. La parte de dormir en futones usando un yukata es casi obligatoria para empaparte del ambiente que te rodea.
Como consejo, vestid ropa sin motivos de vuestro país. No por intolerancia ni mucho menos, sino para que otros compatriotas desorientados no te pregunten y te hagan perder el tren. Vaya mañana echamos aquel día.
Por suerte, Capy siempre estaba orientado. Sabía cómo y por dónde se movía, y eso nos posibilitaba encontrar alternativas igual de efectivas que el Plan A para llegar al Punto B.
No voy a mentir, en ciertos días es un viaje cansado, que te hace madrugar para no perderte nada o retrasar la ingesta del Okonomiyaki por el horario del tren bala. Pero ¿Qué viaje turístico no es así?
Por cierto, el nombre de la página no engaña. Fui a Japón con desconocidos, pero volví de allí con amigos.
Y de repente el país te empieza a abrumar con más recuerdos que no podrás borrar nunca de tu memoria:
-Las aglomeraciones de Shibuya.
-Los templos de Nikko.
-El mirador en la playa de Enoshima.
-La cueva del hielo y el bosque de los suicidas.
-El Gundam y la noria gigante de Odaiba.
-El comiket.
-Las escaleras de Kamakura, donde nos pusimos en forma.
-El museo de Hiroshima.
-El castillo de Osaka.
-Los 100.000 Toris de Kyoto (Confieso que no recuerdo el nombre de pila de al menos la mitad, no conservo su número de teléfono).
-El festival de verano en la isla de Miyajima.
-El Monte Fuji (Oh, espera. Ese día había niebla… no lo vi).
-Que no hubiera entradas para el Museo Ghibli.
Como en las buenas novelas, la parte triste la he dejado para el final.
Una cosa que me gustaría destacar es que en Dragon Ball plasman con total fidelidad la dificultad de encontrar las Bolas de Dragón. Yo al menos no pude encontrar ninguna.
Pero lo peor, lo peor de haber hecho el viaje es que ha convertido mi vida en una desgraciada existencia. Al pisar suelo patrio me di cuenta de cuán equivocado me encontraba yo desde un primer momento, pues al fin y al cabo no se trataba de un viaje que se haga una vez en la vida. Vivo en la miseria, hundido por el terrible deseo de volver.
Por haberme abierto así los ojos, Capy: Te odio.

 

Natalia N.

Natalia

Mi experienciaen el viaje con “Capy” fue muy buena, siempre fue muy atento y daba la oportunidad de elegir o cambiar algo del planning. Buen guía y con buen sentido de la orientación (cosa de que yo carezco XD), aparte de entendido del tema tanto cultural como mas friki de ese peculiar país, cosa que se agradece, se notaba la experiencia de años atrás (otros viajes que hizo). Yo vi casi todo lo que quería ver, pero me gusto todo lo que vi, una de la cosa que mas gusto, fue el mar, y el poder estar en una, aunque no fuera de verdad “esa bahía de tokyo”, y ese contraste de la ciudad más moderna a lo tradicional, variedad de comidas, aunque no pude comer los helados de nieve (no era la época) pero el de te estaba muy rico. Una cosa que me gusto de “Cayi” al gustarle la fotografía siempre daba pie a que nos hiciera foto o grupal. Espero volver algún día contigo, y verte pronto (en julio de este año iré a Granada). Recuerda “ココア” es el colacao xD

Luis Antonio E. y Melissa E.

Luis

Mi nombre es Luis Antonio, vivo en una pequeña ciudad en el noroeste de México y soy un viajero satisfecho más de “JAPÓN ENTRE AMIGOS”. En Marzo de 2014 gracias a Alfonso “Capy” Capilla conocí de la mejor manera uno de los lugares más maravillosos sobre la Tierra. El profesionalismo y la dedicación de Alfonso garantiza una experiencia inolvidable en el País del Sol Naciente. Me siento afortunado el haberle confiado un viaje tan importante para mi Hija y para Mi. A pesar de que vivo a miles de kilómetros de España “Capy” llevo la logística de nuestro viaje a la perfección. En Casa estamos ansiosos por repetir la experiencia de viajar con “Capy” y este maravilloso proyecto llamado “JAPÓN ENTRE AMIGOS”.

Aquí les comparto un poco de lo increíble que fue para nosotros este viaje.

Saludos desde México.

 Ricardo R.

ricardo

Viajar a Japón siempre ha sido un sueño, una de esas cosas que quería hacer en esta vida que nos ha tocado. Ese sueño pude hacerlo posible en marzo de 2014.

Antes de viajar, las expectativas eran altas pero fueron cumplidas sobradamente.

Fueron dos semanas maravillosas, Japón estaba precioso con todos los arboles de flor de cerezo (sakura) de esta época del año.
En estas dos semanas dio tiempo suficiente a conocer su cultura, sus preciosos paisajes, su gastronomía y una sociedad muy distinta a la nuestra que es totalmente envidiable, en definitiva poder hacerte una opinión del lugar que siempre has querido ir.

En este tiempo no hubo ningún problema de organización, cada día visitábamos algo espectacular que recordar, el tren bala para visitar las distintas ciudades del itinerario es una maravilla, no hubo discusiones entre nosotros pese a ser todos desconocidos en un principio, lo pasamos en grande.

Si me dicen de quedarme con una cosa del viaje me quedaría con la excursión de los lagos Fuji, fue un día con muchas sorpresas y muy completo, totalmente recomendable.

A todos los que fuimos nos paso que cuando te vas del país estas deseando volver cuando sea posible y seguir descubriendo Japón.

 Ángela G.

A toda persona que viaja a Japón por primera vez le diría que lo hiciera preferiblemente con un grupo de viaje, liderado por una persona que conozca bien cómo desenvolverse en el país. Japón es maravilloso sin duda, pero el choque cultural que se produce al llegar es brutal. Sin alguien que te guíe en esos primeros pasos, la adaptación es más difícil. “Japón entre amigos” es una gran opción para poder realizar este viaje puesto que nunca tendrás la sensación de estar perdido, ya que el guía está contigo en todo momento, punto más importante que podría destacar de su organización. Hay flexibilidad para incluir en el planning aquellos sitios que te gustaría visitar y, a su vez, libertad para decidir si prefieres hacer otra cosa por tu cuenta. En ocasiones, hay que acelerar el ritmo para poder cumplir con todo lo previsto, motivo por el que recomendaría viajar en primavera en lugar de en verano y así evitar el calor sofocante. Como punto a mejorar, me habría gustado un mayor contacto con las personas del grupo antes del viaje y así compartir la ilusión previa a realizarlo, ¡No todos los días se va a Japón! 😛

Jose T.

trillo

Bueno, ¿qué contar de mi experiencia en Japón? La verdad es que uno no sabe por dónde empezar porque son tantos buenos recuerdos condensados en dos semanas que fueron tan largas y tan cortas al mismo tiempo…

Cuando uno sale del aeropuerto el primer impacto con el país te deja bastante abrumado. Toca el primer recorrido por suelo japonés y lo único que ves son carteles que no entiendes por todos lados. Gracias a Capy ese primer contacto se suaviza muchísimo y uno enseguida se queda tranquilo al ver como sabe manejarse a la perfección, algo que pude comprobar durante todo el viaje, desde que salí hasta que regresé a España.

No quiero detallar mucho el viaje en sí, pero sí comentar que creo que el equilibrio que suelen tener los recorridos que organizan en ‘Japón entre Amigos’ están estudiados con detalle para ofrecer un buen equilibrio entre actividades lúdicas (paseos por Akihabara, zonas típicas de compras,…) y otras más culturales (visita de templos, zonas emblemáticas,…) al mismo tiempo que uno dispone de tiempo libre para apurar la tarde con alguna actividad concreta que quiera hacer.

Así mismo, pese a llevar todo organizado, es flexible a las peticiones que se le puedan hacer y tampoco se ciñe de una manera demasiado rígida a la planificación, maniobrando dentro de lo posible ante circunstancias algo sobrevenidas como el cansancio en un momento puntual o el mal clima (malditos tifones veraniegos… ¬¬)

Desde luego que es una experiencia que recomendaría a todo aquel apasionado de Japón que no se decide a dar el paso y viajar al país por las múltiples barreras que existen a priori. Yo estoy dispuesto a repetir experiencia en cuanto me sea posible, y tengo claro que si puede ser junto a @JaponEamigos, mucho mejor.

Daniel F.

Desde siempre he soñado con visitar Japón, subir a la Tokyo Tower, ir de compras por Akihabara, comer autentica comida japonesa, visitar sus templos, etc…
Debido a que el choque cultural es brutal, nos dispusimos a buscar una agencia donde realizaran viajes a Japón ya que las gestiones para ir no son demasiado fáciles.
Gracias a una recomendación de una amiga dimos con «Japón entre Amigos», una buena agencia si visitas el país por primera vez. Nuestro guía ha sido una persona muy organizada, que sabía lo que hacía y donde íbamos en todo momento además de cercano. Lo mejor de «Japón entre Amigos» es la posibilidad de sugerir sitios para visitar y si no es posible agregarlo al plan de visita, te dan libertad para que lo hagas por ti mismo dándote instrucciones para saber como llegar.
Y como no todo el monte es orégano también, en mi opinión, se debería mejorar el contacto con todas las personas del grupo para conocerse mejor antes del viaje. Si quieres conocer Japón y estas corto de pelas, «Japón entre Amigos» es tu agencia.